Suscríbete ahora!

bg957

bg957

bg957

Bizcocho de chocolate con harina integral
Construyendo la receta. Un viernes por la noche en casa alrededor ...
Especialistas enseñan como lograr una barriga igual a la de Cristiano Ronaldo
Recientemente, en entrevista a la revista Veja, Kaká denominó a ...
Ejercicio aeróbico en ayunas
Adelgazar es sin duda unos de los principales objetivos de las ...
¿Bombones proteicos?
Ingredientes: 150g de almendras pulverizadas 50g de manteca de ...
El cerebro social en internet
La naturaleza concibió el cerebro social para la interacción cara a ...
Historia de la espirulina
Espirulina vs Chlorella - Similitudes y Diferencias Chlorella es ...
Muffins de arándanos
Ingredientes: 3 huevos 100ml de aceite 150g de azúcar de caña ...
El arte de escuchar
Cuando nos comunicamos con nuestros semejantes, rara vez escuchamos ...
La crisis
La neurosis e incluso la psicosis son alteraciones de la psique ...
Lectura de pensamiento
Cuando se dice “si el otro tiene tal actitud, significa que siente ...
Cupcakes
Esta receta es una variación del bizcocho de coco que publiqué hace ...
Biomasa de Plátano Verde - Novedad en España
¿Habéis oído hablar de la Biomasa de plátano verde? Se trata de una ...
¿Como alcanzar la dignidad?
Las virtudes teologales (V.T.) son tres: fe, esperanza y caridad. ...
El camino hacía la sanación
Independientemente de lo que puedas estar haciendo en tu viaje de ...
10 cosas que deberías saber antes de hacerte crudivegano
En este video comparto una serie de consejos para las personas que ...

banner a m 1

banner limpieza hepatica

bg957

¿Te gustaría anunciar tus productos o página web aquí?, entra en contacto conmigo.

La cera de abeja para el asma, la alergia y los problemas de los senos nasales

Hace siglos, la mayoría de las velas se realizaban con cera de abeja. Pero en los últimos siglos, las velas de cera de abeja se han ido sustituyendo por velas de sebo (fabricadas con grasa animal), y que en los últimos años por velas de parafina. La parafina consiste en los posos que quedan en el fondo de los barriles de petróleo crudo. Esos posos se blanquean con benceno y se tratan con otros disolventes químicos. Cuando se queman las velas de parafina, emiten hollín y humo, además de toxinas y agentes carcinógenos, entre ellos los productos químicos altamente nocivos que emanan de las mechas núcleo de plomo habituales (según un estudio y in informe de la Universidad de Michigan). Probablemente nadie compraría velas de parafina si no se eliminara antes el mal olor que producen (similar al de los humos del gasóleo) con aromas sintéticos, muchos de los cuales son irritantes o directamente tóxicos. Y si supiera que el hollín, el humo y los residuos químicos de esas velas pueden adherirse a las paredes, al techo y a los conductos de ventilación y que se ponen en circulación cuando se escinde la calefacción o el aire acondicionado, es probable que nunca se encendieran. Ahora ya lo sabemos. Las velas de cera de abeja no comportan esos problemas. Muy al contrario, en realidad ejercen efectos curativos sorprendentes en el sistema respiratorio. 

Leer más:La cera de abeja para el asma, la alergia y los problemas de los senos nasales

Terminar la guerra con la sal

 

ES HORA DE TERMINAR LA GUERRA CON LA SAL - El Placer Culposo que Podría Salvarlo de una Enfermedad Cardíaca

Por el Dr. Mercola

Desde hace muchas décadas, los políticos estadounidenses han estado incitando a los estadounidenses a que coman menos sal.  Pero la razón de esto tiene pocas bases científicas.

De hecho, un meta análisis realizado recientemente por the Cochrane Review, que involucraba a un total de 6,250 sujetos, no encontró evidencia contundente de que la reducción del consumo de sal disminuya el riesgo de ataques cardíacos, derrames cerebrales o la muerte.


Otro estudio publicado el año pasado, descubrió que el bajo consumo de sal en realidad aumenta su riesgo de muerte a causa de enfermedades cardíacas.2
Una revisión de las investigaciones disponibles revela que mucha de la ciencia que respalda la relación entre la sal y la presión arterial alta no es de fiar.

 

Leer más:Terminar la guerra con la sal